SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Miércoles 21 de Octubre de 2020
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.partly-cloudy-night21 °C
SECCIONES
Chiapas de Tradiciones
Agro info
Agro notas
Agro negocios
Agro eventos
Agro Turismo
Ambiental
Agro Bovinos
Agro Tecno
Agro mujer
Agro Entretenimiento
Negocios
Noticias
Política
Turismo
Agricultura
Tecnología
Ganadería
Eventos
Mujer
Niños
AGRICULTURA

Agricultura

STATU QUO DEL SECTOR CAFETALERO DE MÉXICO


Generalmente, el café es conside- rado como uno de los comodities más importantes que contribuye y fortalece la economía mundial (Flores, 2014). Es tal la importancia del cultivo de café en el mercado mun- dial, que esta actividad se considera como una actividad estratégica internacional.

 

El cultivo de café representa para Méxi- co, una de las actividades de alta relevancia social. A nivel nacional el café se cultiva en 960 municipios de 15 estados del país, en 349,701 unidades de producción y se generan 4.5 millones de empleos en 717,388 hectáreas. Se reportan al 2019, 510,544 cafeticultores y de su cultivo dependen 3 millones de mexica- nos (AMECAFE, CEDERRSA; 2018, SIAP, 2019).

 

El cultivo de café tiene gran relevancia ambiental, puesto que el 99% de los predios cafetaleros se establecen bajo sombra. En los años donde hubo una producción adecuada, según Bartra (2006), el 80% de la producción de café se destinó a mercados de exportación, y los ingresos en divisas generados por las ventas de café fueron alrededor de 800 millo- nes de dólares, sólo superadas por las ventas externas de petróleo. 

De los 15 estados productores, Chiapas, Ve- racruz y Oaxaca, tienen el 77.1% de la superficie cultivada. Chiapas es el estado de mayor superficie cafetalera, teniendo una superficie de cultivo de 207,052 hectáreas, que repre- senta el 39% respecto a la superficie total nacional, con un volumen de producción de 1 millón 317 mil 11 sacos de 60 kg y un rendimiento promedio de 2.032 t/ha de café cereza. Veracruz en una superficie de 115,630 hectáreas produce 1 millón 29 mil 219 sacos de 60 kg, con un ren- dimiento promedio de 2.844 t/ha de café cereza; mientras que Oaxaca, cuenta con una superfi     de cultivo de 111,754 hec- táreas para una producción de 438,130 sacos de 60 kg, con un rendimiento promedio de 1.252 t/ha de café cereza (CEDERRSA, 2018).

Chiapas

Superficie de cultivo: 207,052 ha

Volumen de producción de sacos de 60 kg: 1,317,011

Rendimiento promedio de tonelada por hectárea: 2.032

 

Veracruz

Superficie de cultivo: 115,630 ha Volumen de producción de sacos de 60 kg: 1,029,219

Rendimiento promedio de tonelada por hectárea: 2.844

 

Oaxaca

Superficie de cultivo: 111,754 ha

Volumen de producción de sacos de 60 kg: 438,130

Rendimiento promedio de tonelada por hectárea: 1.252

 

En los últimos seis años, los cafimexicanos pasaron de producir 1.33 millones de toneladas de café a tan sólo 852.2 mil toneladas, en el 2018, según el volumen nacional preli- minar es 2 % más que en el 2017, pero significa menor con respecto a cosechas anteriores. Los principales estados productores y su aportación a la producción nacional fueron en 2018: Chiapas (40.7%), Veracruz (24.7%), Puebla (15.9%) y Oaxaca (8.3%). 

Otras 10 entidades aportaron el 10.4% res- tante (SIAP, 2018). Sin embargo, el volumen de cosecha reciente, comparado con los de hace 20 años muestran una caída de la produc- ción de café del 49%. Tan solo en el sexenio pasado, Forbes, señala que hubo una caída de 37.4%, según datos del Atlas Agroalimentario de la SAGARPA. México ha tenido un pano- rama difícil en cuanto al café se refiere, ya que pasó de ser el cuarto productor mundial de café en 1987, al sexto en 2011 y en el 2017 pasó a ser el onceavo, lo que refleja una importante caída en ese rubro, aunque algunos señalan que pasó al doceavo. En 2018 destacó Chiapas al aportar 40.7% del total de la producción nacional (SIAP, 2018) y Veracruz, el segundo productor más importante de café de México, disminuyó un 47.4% en el mismo periodo al pasar de 369,455 toneladas en 2012 a 194,433 en el año 2018. Por si no bastara la disminu- ción de la producción y de la productividad del cultivo del café, los precios internacionales han tenido un desplome significativo, al pasar, por ejemplo, en marzo del 2017 de 134.07 dólares por saco de 60 kg, a octubre de 2019 a 96 dóla- res en promedio (ICO, 2019). 

La caída de la producción de café, la baja productividad, los bajos rendimientos por unidad de superficie la variabilidad del clima, la pérdida de recursos naturales, la erosión del suelo, la falta de fomento de las capacidades, la caída o desplome de los precios internacionales, la incidencia de la roya del café y otros factores fi       el envejecimiento de las plantaciones, productores de edad avanzada sin reemplazo (la edad promedio es de 70 años), la incidencia de cuatro años consecutivos de falta de lluvias (la mayor parte de la producción ocurre en el régimen de temporal, condición  en la que estos sistemas productivos están más expuestos a los efectos del cambio climático), la falta de apoyos directos a los productores, la falta de inversión, la falta de una nueva institu- cionalidad y de una ley que articule e impulse esta importante actividad y la ausencia de po- líticas públicas en el sector cafetalero, además del minifundio que le caracteriza al sistema de producción; han generado una de las peores crisis de los últimos años en la producción de café en México, primero evidenciándose en la caída de México en el ranking mundial, al pasar de la cuarta a la décima posición. 

Adicionalmente, esta situación ha llevado al abandono de 63,627 hectáreas de cultivo se- gún el Reporte del café en México. Diagnós- tico y perspectivas de (CEDERSSA, 2018), al pasar de 781,015 ha en el 2010, a 717,388 ha en el 2017. Peor aún, es que ocurrió un cam- bio de la condición comercial de México en el ciclo 2015/2016, al pasar de ser exportador a importar 66 mil toneladas de café, sin conta- bilizar la entrada ilegal de café por la frontera con Guatemala, lo que provoca que los pre- cios no tengan un repunte significativo.

 

En consecuencia de la situación actual del café en México, en el campo se han genera- do crecientes flujos migratorios tanto dentro como fuera del país, además de la desigual distribución del ingreso, así como altos índi- ces de pobreza y marginación. Esta crisis fue gestada en el marco de políticas públicas neo- liberales cuyo impacto afecta particularmente a los estados del sur, y en particular a Chia- pas donde se reduce el poder adquisitivo y se agudiza sobre todo la pobreza alimenta- ria de los productores y sus familias

México está dejando de ser un país relevante en el mercado del café, lo que pone en grave riesgo la economía nacional y la integridad de miles de familias que viven de dicho cultivo.

En función del grave panorama por el que la actividad cafetalera pasa, es que deviene de la mayor trascendencia hacer una refl           ón al res- pecto, con el fi   de buscar, desarrollar y ejecutar propuestas que tengan como fi   último reactivar el sector cafetalero del país, ya que con ello se 

A nivel nacional el café se cultiva en 960 municipios de 15 estados del país, se generan 4.5 millones de empleos en 717,388 hectáreas; y hasta 2019 se reportaron 510,544 cafeticulto- res; de este cultivo dependen 3 millones de mexicanos conseguiría un efecto positivo colateral, que impactaría benéficamente a la sociedad, al me- dio ambiente y a la economía de los grupos de productores más vulnerables. Resulta necesario promover la reflexión y el diálogo intersectorial sobre políticas que se impulsan desde el ejecutivo, con el fin de crear una articulación de programas y proyectos que potencien la capacidad productiva del sistema café.

 

 

 



Nombre: Arcenio Gutiérrez Estrada
Ocupación: Ingeniero Agrónomo Parasitólogia

NUESTROS ANUNCIANTES