SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Sábado 04 de Abril de 2020
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.clear-day33 °C
SECCIONES
Chiapas de Tradiciones
Agro info
Agro notas
Agro negocios
Agro eventos
Agro Turismo
Ambiental
Agro Bovinos
Agro Tecno
Agro mujer
Agro Entretenimiento
Negocios
Noticias
Política
Turismo
Agricultura
Tecnología
Ganadería
Eventos
Mujer
Niños
AGRICULTURA

Política

CAMPEANDO


Corría el año 1992, en la región de los ríos de Tabasco y en la zona norte selva de Chiapas, se registró un rebrote de gusano barrenador, el cual ya había sido erradicado varios años atrás en nuestro país, gracias a una muy exitosa cam- paña realizada entre los gobiernos de México y Estados Unidos; contando con la valiosa cola- boración de los productores, sus organizaciones y un personal técnico muy eficiente y compro- metido; hasta ese año Centroamérica continua- ba con ese problema, hoy felizmente el gusano barrenador está erradicado de esta zona. 

Estando en la oficina del subsecretario de ganadería de la entonces Sagarpa, el doctor Gustavo Reta Petterson, acompañado del entonces presidente de la Unión Ganadera Regional de Catazajá, Chiapas, mi gran amigo y maestro en la política gremial Alberto Ma- rín, y con la presencia de uno de mis mejores maestros veterinarios, el doctor Armando Ma- teos Poumian (entonces director de campañas zoosanitarias de Sagarpa); el tema central era que nos retiraran las restricciones de moviliza- ción que continuaban en algunos municipios. Aprovechando la coyuntura sugerí que por múltiples razones era necesario normalizar el comercio de ganado bovino con Guatemala, la respuesta del doctor Reta fue contundente: no podemos legalizar el comercio de ganado de procedencia dudosa (refiriéndose a la legíti- ma propiedad); le contesté que a nosotros lo que debía interesarnos era la sanidad y que ellos se preocuparan por la propiedad, no tuve éxito, tal vez por mi corta edad o por el desconocimiento de la autoridad. 

El comercio de ganado con nuestro veci- no del sur, siguió y se incrementó en forma desorganizada y anárquica, con riesgos y perjuicios que muchos conocemos y padecemos.

Hace aproximadamente seis años, fui invitado por el representante del IICA (Insti- tuto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, de la OEA), en México, el doc- tor Gino Buzzeti y el mismo doctor Mateos Poumian (encargado de la sanidad en dicho instituto), para conocer mi opinión como ga- nadero y profesionista veterinario de la zona sobre el mencionado comercio, mi respuesta fue la misma, hay que regularizarlo y lega- lizarlo, no tuve respuesta inmediata, aunque luego me enteré que habían hecho un documento en el que contemplaban algunos de mis argumentos. 

Un año después, durante el primero o segundo Simbrahton, que con mucho éxito realizan varios ganaderos encabezados por el doctor Alberto Banuet y la familia Suárez de Tenosique, Tabasco, durante su feria de septiembre; tuve la oportunidad de invitar y que accediera a dicha invitación, al doctor Joaquín Delgadillo, en ese entonces direc- tor de salud animal de la Sagarpa, para que se reuniera con ganaderos mexicanos y su contraparte guatemalteca, acompañados de autoridades de ese país, con la finalidad de analizar el mismo tema, hubo mucho interés de las partes, pero nulo éxito, entre otras cosas por la situación política de ambos países, y posteriormente, por el cambio de gobierno en el nuestro.

 

Desafortunadamente no se tienen datos precisos ni confiables, sobre cuánto ganado ingresa de allá para acá (ganado para en- gorda) y menos de lo que sale de acá para allá (principalmente ganado de registro para reproducción), lo cual hace difícil establecer cuotas, cupos y temporalidades de ingreso; en las carreteras fronterizas se ven innu- merables “jaulas ganaderas = panzonas” cargadas de ganado que se supone viene

ya no solo de Guatemala, sino de casi toda Centroamérica; esto ha provocado entre otras cosas, disminución del comercio de ganado nacional y una baja considerable en los precios.

 

Al inicio de este gobierno, alguien con más entusiasmo y protagonismo que cono- cimiento del caso, mal asesoró al Presidente de la República, quien prometió cerrar la frontera y acabar con ese comercio, lo cual afortunadamente no ocurrió.

 

Desayunando hace unos cuatro meses con el doctor Víctor Villalobos (secretario de    la Sader), el capitán Jorge Suárez Vela (secretario de desarrollo de Tabasco), el doctor Javier Trujillo (director en jefe de Senasica) y un servidor; salió nuevamente el tema y mi posición continuó siendo la mis- ma. Posteriormente, tuve la oportunidad de platicar con el encargado de movilización agropecuaria de la Sader, el Doctor Jorge Leyva, y le volví a exponer mis razones de la necesidad y urgencia de regularizar ese comercio informal y a la vista de todos, incluyendo autoridades.

 

El pasado 26 de noviembre se firmó con Guatemala un memorándum de entendimiento para la importación a México, de ganado bovino para sacrificio inmediato y engorda terminal, originario y procedente de Centroamérica. 

El acuerdo subraya que el ganado a ex- portar procederá de ranchos certificados por el MAGA (Ministerio de Agricultura, Gana- dería y Alimentación, de Guatemala), como libres de tuberculosis bovina y brucelosis, el cual se distinguirá con el Arete Electrónico Centroamericano (AEC), que cuenta con tecnología de radio referencia. Para ello, se dejará sin efecto la identificación del arete 35 que se utilizaba en la movilización del ganado guatemalteco con destino a México. 

Técnicos del MAGA y del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) verificarán el cumplimiento de cuarentena de 21 días del ganado en el rancho de origen o en los acopios consti- tuidos para ello. Hasta el momento, el país centroamericano cuenta con 70 ranchos certificados. 

Posteriormente, el ganado se transpor- tará a instalaciones de tránsito y embarque administradas por el MAGA. El OIRSA colocará flejes a los vehículos y emitirá una carta complementaria al certificado de importación.

Cabe precisar que el ganado transporta- do deberá ser menor a 30 meses de edad, debido a que Guatemala no está certificado como país de bajo riesgo de encefalopatía espongiforme bovina, mejor conocida como enfermedad de las vacas locas. 

Será necesario que la organización ganadera junto con los gobiernos estatales y federal, hagan un análisis minucioso, que permita la introducción de únicamente el ganado que necesitamos para nuestro consu- mo; y además, poder cumplir con los com- promisos de comercialización internacional que tienen los engordadores mexicanos; hay que precisar que a pesar de ser como el dé- cimo país en inventario ganadero, somos el sexto país en comercializar carne bovina en el mundo y ya tenemos desde hace más de seis años un superávit en la balanza comer- cial de carne de bovinos; también será nece- sario establecer calendarios de importación para evitar, en la medida de lo posible, que ingresen demasiados animales en las épocas que nosotros tenemos excedentes. 

Esta medida debe verse como un arreglo complementario y no como una competen- cia desleal y es deseable que el comercio se realice preferentemente entre productores de ambos países. 

He tenido la oportunidad de conocer, convivir y hacer negocios con ganaderos guatemaltecos, excelentes personas, quienes año con año y cada vez en mayor número, acuden a eventos ganaderos en el sureste,  ya sea en Tenosique, Balancán, Zapata y Vi- llahermosa, en Tabasco; como en Palenque, Tapachula y Tuxtla Gutiérrez en Chiapas; además de Mérida, en Yucatán; seguramen- te llegan a otros puntos e incrementarán su presencia y sus compras en los próximos años, pues ya tendrán certeza y seguridad  en las operaciones; hoy los registros del excelente ganado que nos compran, no los pueden regularizar en su país, pues el gana- do entra de contrabando; además, la forma de pago es riesgosa para ambas partes. 

He visto que muchos ganaderos, sobre todo los amigos y compañeros del norte, no están muy de acuerdo con esta negociación, hay mucho desconocimiento y algo de celos que deben superarse con razones y diálogo.

Los ganaderos de la frontera sur merece- mos y anhelamos consolidar lazos comer- ciales y amistosos con nuestros vecinos y compañeros ganaderos de Centroamérica, como lo vienen haciendo desde hace mu- chos años los ganaderos norteños con los ganaderos de Norteamérica. 

En un caso como este, Pocho Díaz hubie- ra dicho: “sin tener la razón, los dos tienen la razón”. 

Precios de ganado en el Petén guatemal- teco el día 3 de diciembre de 2019: 

  • Becerro de menos de 500 libras está a 7.5 (quetzales) por libra
  • Becerras a Q6.5
  • Media ceba a Q5.5 

Se necesitan $2.35 pesos mexicanos para comprar un quetzal; por lo cual, en lengua maya palencana los precios serían: 

  • Becerro $39 por kg
  • Becerras $34
  • Media ceba $30


Nombre: Mauricio Lastra
Ocupación: Ingeniero Ambiental

NUESTROS ANUNCIANTES