SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Viernes 18 de Septiembre de 2020
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.partly-cloudy-night19 °C
SECCIONES
Chiapas de Tradiciones
Agro info
Agro notas
Agro negocios
Agro eventos
Agro Turismo
Ambiental
Agro Bovinos
Agro Tecno
Agro mujer
Agro Entretenimiento
Negocios
Noticias
Política
Turismo
Agricultura
Tecnología
Ganadería
Eventos
Mujer
Niños
AGRICULTURA

Negocios

EL NOMBRE DEL JUEGO ES DISTRIBUCIÓN


Vamos para los dos primeros meses de distanciamiento social en México. A pesar de que la sugerencia gubernamental vino un poco tarde, muchísima gente decidió aislarse por ahí del 15 de marzo de este año.

¿Se ha achatado la curva de contagios para no saturar la capacidad médica instalada en el país? No lo sabemos aún. Sería muy aventurado emitir algún pronóstico al respecto, sobre todo teniendo en cuenta que en medios y redes sociales vemos cómo miles de mexicanos, no solo siguen realizando sus actividades diarias, sino hasta se van de vacaciones o a festejos.

Lo primero es entendible. Un país en vías de desarrollo y con una tasa de pobreza que rebasa la mitad poblacional no permite el aislamiento recomendando; he escuchado por ahí que es preferible morir por Coronavirus que de hambre, y tienen mucha razón.


Lo segundo, en referencia a la gente que sigue haciendo vida social cuando cuenta con los medios para permanecer en cuarentena es, simplemente, inexplicable. El aislamiento social ha provocado cambios no sólo en la manera en que las personas interactuamos y nos educamos, sino en la forma en que consumimos. Sobre todo, en lo referente a limentarnos. Distantes parecen ya esos tiempos de convivencia social en sobremesa, de quedar de tomarse algo con unos amigos o de ir a cenar esos taquitos que tanto nos gustan.

En las crisis y cambios de paradigma, los primeros en adaptarse son los que obtienen mayores beneficios, y hoy vemos cómo supermercados y restaurantes se han volcado al servicio a domicilio, cerrando algunos su local o restringiendo el horario de servicio y la cantidad de personas a admitir.


Y a eso quería llegar. Los mexicanos, y todos los seres humanos, vamos a seguir consumiendo. Las cadenas de producción alimentaria no pueden ni van a disminuir porque la gente tiene que comer. El detalle ahora se encuentra en la forma de hacer llegar esos productos a la tienda o, por qué no, al consumidor final, desapareciendo de una vez por todas al intermediario o coyote, lo cual sin duda haría más alta nuestra utilidad.

Mucho ojo, amigos productores. El sector transportista es el que menos ha sufrido la pérdida de empleos en el país, con un máximo de 2% de despidos. Por otro lado, la venta de comida o productos a través de aplicaciones en smartphones ha incrementado de manera exponencial en este tiempo, atreviéndome a decir que ya ha modificado hábitos de consumo en muchas personas.

Teniendo esto en cuenta, creo  que es hora de invertir en la distribución y, muy importante también, en la publicidad. Es hora de darle impulso a nuestra marca, producto o servicio y tener presencia en medios de comunicación y redes sociales, y al mismo tiempo, innovar y desarrollar esquemas que nos permitan eliminar costos y hacer eficientes las
ganancias al llevar nuestro producto al consumidor final. Si te interesa conocer más de este tema o estás de acuerdo en echar a andar tus ideas al respecto, escríbenos. En la revista Más Agro estamos para servirte y asesorarte.

 

 



Nombre: Redacción Redacción
Ocupación: Editor

NUESTROS ANUNCIANTES