Un Rehilete de Sabores, Colores y Olores


Sin duda una de las ciudades más hermosas de todo nuestro país se localiza en Los Altos de Chiapas, esta es; San Cristóbal de Las Casas. A unas escasas cuadras del centro histórico de esta bella urbe colonial se localiza el mercado municipal de frutas y verduras José Castillo Tielemans que surte a una gran parte de los sancristobalenses y otros municipios aledaños.

Hablar de mercados es trasladarse cientos de años al pasado, pues estos son puntos de convivencia ancestrales, en la época de la incursión de los españoles la magnificencia del mercado de Tlatelolco dejó boquiabiertos a los advenedizos europeos, que no se imaginaban el orden y la cantidad de productos (desconocidos para ellos) que se comercializaban por medio del trueque además de los diferentes olores, sabores y personas que venían de regiones tan lejanas como el Soconusco en el actual Chiapas y y la costa del Golfo de México.

La tradición del mercado es y seguirá siendo para los mexicanos pieza fundamental y aunque las tiendas de asistencia han ido enraizándose en nuestras ciudades, los mercados tradicionales o tianguis no han pasado de moda.

Específicamente el mercado municipal de San Cristóbal es el punto de reunión de miles de comerciantes que inician su jornada laboral desde las primeras horas del día, trasladándose con su producto de regiones tan remotas como Ocosingo, San Juan Cancuc, Pijijiapan o Comitán, esperando obtener una buena venta. Aquellos que asisten desean adquirir los productos más frescos y económicos para elaborar deliciosos platillos. La gran mayoría de los productos son oriundos de la zona, cultivados en pequeños huertos familiares con cosechas artesanales y de temporada.

El turismo que asiste a conocer esta bella ciudad del corazón de Chiapas tiene diferentes atractivos qué visitar entre museos, templos, montañas, pueblos aledaños y no debe faltar este bello mercado, que además de limpio es la convergencia de cientos de personas que pertenecen a las diferentes etnias que conviven en el estado, es común ver a Tsotsiles de Chamula, Zinacantán, Cancuc, Larráinzar, Chenalhó, Huitiupán y Simojovel (por mencionar algunos), comercializando sus verduras, gallinas, pavos y patos, ya sea en pie o destazados; así también a tseltales, tojolabales, zoques y hasta lacandones haciendo compras para surtirse de todo lo necesario, luciendo sus bellos atuendos y utilizando sus lenguas maternas para hacer el mejor trato al adquirir sus productos.

La cultura mestiza se hace presente con la venta de pan, harina, la carne de cerdo, manteca, res y las famosas velas y veladoras muy esenciales para cualquier ritual de sanación típico entre los indígenas mayas de esta región. Sin duda alguna toda persona sea turista o visitante debería ir y conocer este rincón multicultural que reúne a indígenas, mestizos, nacionales y extranjeros por igual.

A continuación algunos consejos que enriquecerán su visita a este magnífico rincón coleto.

1. Se sugiere hacer la visita conforme a la ruta sugerida por este colaborador. Comenzar desde el centro de la ciudad, desde la Catedral caminando por la calle Real de Guadalupe (hoy andador guadalupano) observando la típica arquitectura neoclásica para luego dirigirse por la Avenida Cristóbal Colón hacia la Dr. Navarro, donde comenzarán una serie de escalinatas hasta llegar al barrio del Cerrillo hacia la calle Comitán, ahí tendrá una vista espectacular de las superficies tejadas de este bello pueblo. Bajamos por la calle Comitán hacia el Templo de la Transfiguración, imagen religiosa patrona de este barrio y venerada cada 6 de agosto. Para así caminar finalmente a las inmediaciones del mercado por la Calle Belisario Domínguez hasta topar con la Avenida Arriaga.

2. Aunque las fotos en general son permitidas, sea muy discreto con las fotos pues existen comerciantes a los que no les gusta ser captados por las cámaras, lo consideran de “mala suerte”.

3. Se sugiere estar atento a silbidos (golpe avisa) de los cargadores pues podrían lastimarlo si no se hace a un lado para que ellos sigan su camino. Recuerde que es un mercado vivo.

4. No magullar las frutas y verduras si no se van a adquirir, se sugiere comprarla y después tocarla, los costos son sumamente bajos, además las raciones son pequeñas y medianas.

5. Dentro del mercado están los locales de carne de res y cerdo, si se es susceptible al olor o a las imágenes de la carne y sus derivados se sugiere no entrar a la nave principal. Este mercado es sumamente limpio pero es inevitable la conjunción de los olores a carne fresca. Ahí mismo venden pan, tostadas, pipianes, tamales, quesos y encurtidos, entre otros productos.

6. Importante visitar el área de las veladoras, cestería y barro en la segunda planta pues ahí se adquieren los productos del ritual de sanación de algunas comunidades como San Juan Chamula y Zinacantán, en pocas palabras desde la compra inician los rituales.

7. Generalmente el ritmo del mercado es rápido por lo que se sugiere no obstruir el paso. Colóquese en lugares donde el flujo de las personas sea lento si desea detenerse a observar o tomar alguna foto.

8. Estar atentos a sus pertenencias para no olvidarlas en algún puesto o local.

9. No olvidar visitar el altar a la virgen de la Merced, patrona de los locatarios. Se encuentra cerca de los locales que venden mariscos.

10. Siempre es un buen gesto consumir algún producto para apoyar a los locales por lo cual se invita cordialmente a hacerlo. El Mercado “Tielemans” es imperdible durante su visita a “San Cris”, un espacio lleno de cultura que es el punto de encuentro entra etnias, productos del campo y los de la ciudad. El campo chiapaneco es privilegiado por generar productos de excelencia gracias a su variado clima, terreno y, por supuesto, empresas que han desarrollado tecnologías para la producción de frutas, vegetales y animales de calidad. Este mercado es un espacio limpio, agradable y con mucha personalidad, que dejará huella en su memoria cuando visite la cuidad en sus próximas vacaciones.

Autor: Jesús Antonio Gálvez

Lea mas

XL Exposición Ganadera Regional

La mejor calidad genética en la expo regional más grande del país, ¡se exhibieron 1,001 animales!; juzgamientos, conferencias, convivencia familiar, venta de ganado y más actividades en esta fiesta del ganado chiapaneco La XL Exposició...

Leer ➔


La tradicional comida del Rancho Quintin

Como ya es una tradición en la exposición ganadera regional, que se celebra cada año, el MVZ David Corzo Castillejos festejó con sus familiares y amigos con una comida en las instalaciones de la Feria Chiapas. El ...

Leer ➔

volver a la cima ↑