¡OPTIMIZA LA PRODUCCIÓN Y CONTRIBUYE A LA RECUPERACIÓN DEL AMBIENTE!: DISEÑO DE SISTEMAS SILVOPASTORILES


Estudios realizados por organizaciones civiles y centros de investigación como The Nature Conservancy y El Colegio de la Frontera Sur, exponen que para la región Frailesca, los ganaderos doble propósito invierten al menos $8,000.00 pesos por vaca en producción al año para mantenerla, del cual el 35% de esta inversión se concentra en la compra de maíz y pollinaza para mantener los rendimientos productivos de los animales, sin embargo, si se aprovecharan los recursos forestales de los predios para ser incluidos en la dieta de los animales es posible reducir la inversión casi en su totalidad. La forma de aprovechar estos recursos es a través de una siembra sistemática asociada con pastos, a esto le llamamos Sistemas Silvopastoriles.

El temor de algunos ganaderos en implementar sistemas silvopastoriles radica, en parte, por la creencia general de que el pasto escasea debajo de los árboles. Este factor puede ser cierto, dependiendo del árbol presente en los potreros, pues hay árboles con una cobertura de copa muy amplia y tupida, lo cual dificulta la penetración de los rayos del sol hacia la pastura asociada; por otro lado, las raíces pueden generar alelopatías.

Lo cierto es que en Chiapas hay identificadas al menos 40 especies de árboles y arbustos que aportan muchos beneficios al ganado y a los pastos, que permiten el paso suficiente de luz como para que el pasto no escasee además de otras características como la incorporación de nitrógeno y retención de humedad que mantienen sanas las praderas y el suelo. Si aprendemos a identificarlos y manejarlos, nuestra producción se optimizará, ahorrándonos mucho dinero que invertimos por la compra de alimentos que consideramos necesarios para mantener a los animales.

Los sistemas silvopastoriles se relaciona directamente con el aprovechamiento de los recursos forestales del predio para incluirlos en la dieta de los animales

En mi opinión, cuando se trata de sistemas silvopastoriles, es importante aclarar que no solo se trata de tener árboles en el potrero, se trata de que los árboles oferten hasta el 25% del total de la proteína diaria necesaria y consumida por los animales. Estos sistemas, se presentan en diversas combinaciones en distintas partes del mundo. Particularmente en Chiapas hay cercos vivos (multiestrato, mezclando árboles maderables, frutales y forrajeros al mismo tiempo sobre el perímetro del predio y sus divisiones) y plantaciones sistemáticas en altas densidades de árboles y arbustos en potreros (más de 10,000 leñosas por hectárea); además de los árboles dispersos en las áreas de pastoreo (más de 100 árboles forrajeros por hectárea) y cultivos en callejones. Desde mi perspectiva dicha disposición corresponde al arreglo silvopastoril, lo cual, brindará funciones productivas para el productor tales como bancos de proteína, energía y barreras rompe vientos, la idea es que utilicemos todos los arreglos en los predios para obtener mejores resultados.

El diseño de un sistema silvopastoril parte de una serie de pasos trascendentales y es necesario tener en claro lo siguiente:

• Recursos naturales, financieros y tecnológicos disponibles, diferenciando y comparando usos de suelo, condiciones fisicoquímicas del mismo, herramientas e historia del sistema desde la perspectiva cultural del sitio.

• Eficiencia del sistema de producción actual: Estimar la productividad forraje por hectárea, determinar rentabilidad del predio, situación del suelo y cuerpos de agua, conectividad del paisaje, biodiversidad local; todo esto generará la línea base con la cual compararé si mi intervención fue exitosa.

Una vez realizados los pasos anteriores, es necesario identificar si las especies arbóreas que voy a implementar (o incluso si considero utilizar las que se tienen al interior del predio), cuentan con los siguientes atributos deseables de un arreglo silvopastoril:

• Adaptación a las condiciones locales del sitio, considerando características químicas y físicas del suelo para el manejo y fertilización de las especies utilizadas.
• Producción de forraje. Alta producción de hojas y tallos comestibles (para bancos de proteína).
• Valor nutritivo. La especie sugerida debe tener alto contenido de proteína cruda y digestibilidad. Alto consumo y palatabilidad. Ausencia de factores tóxicos, mejoramiento de la condición corporal del animal.
• Mejorador de suelos. Fijación de nitrógeno, mejoradores de condiciones físicas y químicas del suelo.
• Resistencia a plagas. Tolerante a insectos y enfermedades locales.
• Resistencia a fuego. Rápido rebrote después del fuego.
• Fácil reproducción/manejo. Facilidad de rebrote, y reproducción vegetativa por estacas o estocones, más semillas.
En Chiapas, las especies leñosas más utilizadas son el Guash (Leucaena leucocephala),Mata-ratón/ Madre cacao/ Yaite/ Cuchunuc (Gliricidia sepium) y Caulote/Guazimo (Guazuma ulminifolia), Ramón (Brosimum alicastrum), Guanacaste/Guanacaxtle (Enterolobium cyclocarpum). En los siguientes números abordaremos el proceso de implementación de bancos de proteína con alguna de las especies antes mencionadas y la relación costo/beneficio al producir bajo un sistema silvopastoril respecto a un enfoque ganadero extensivo convencional.

Autor: Gregorio Wenceslao Apan Salcedo

Lea mas


EL PRIMER ASALTO AL BANCO

Mi pueblo era pequeño, tanto, que todos éramos vecinos. Doce cuadras de largo por seis de ancho, rodeado por caudalosos ríos (caudalosos solo en tiempos de lluvia). La actividad comercial crecía cada vez más —nuestra Calle ...

Leer ➔

UNA FILOSOFÍA RANCHERA DE VER LA VIDA

El 13 de julio de 1959, se estableció como el día de la celebración del árbol en homenaje a Miguel Ángel de Quevedo, el apóstol del árbol, por iniciativa del recordado expresidente de México, lic. Adolfo ...

Leer ➔

volver a la cima ↑